martes, 1 de marzo de 2016

Vuelta al blog + La segunda vida de nuestros libros

¡Hola Compaseros!

¿Me habéis echado mucho de menos? Porque yo a vosotros un montonazo.

Después de casi dos semanas de cierre, vuelvo con las pilas cargada y una breve y bonita entrada que surgió de la nada hace unos días.

Muchísimas gracias a esos comentarios apoyándome en la entrada que dejé en el blog. No os podéis imaginar lo mucho que ayudan unas bonitas palabras en un momento difícil. Especial mención a las señoritas Nedylene y Silvy, que con sus correos y sus mensajes, me alegraron de manera especial.

Un besote a las dos, sois unos soletes.

Volviendo al tema que nos interesa, en el fondo yo soy de esas personas incapaces de tirar nada si puedo evitarlo. Cuido mucho de todo y trato de que me dure lo máximo posible y en buen estado. Pero llegado cierto punto, si que hay cosas que no necesito o ya no voy a usar.

Pero hay algo en especial de lo que me cuesta deshacerme: los libros.

 Para mi son algo preciado, que transmiten en sus páginas una cultura,  miles de sensaciones, valiosas experiencias....

 El tener que tirar un libro a la basura es para mi como un insulto a todos esos atributos.
Por eso, siempre y cuando no estén en demasiado mal estado, me gusta buscarles una "segunda vida", para que otras personas puedan disfrutar como yo lo hice en su momento. A lo largo de los años he encontrado diferentes maneras de hacerlo y hoy os las quiero enseñar.

Las tiendas de segunda mano

Estos pequeños paraísos en la tierra, llenos de bellezas por descubrir, son uno de los sitios más adecuados para poder dejar estos libros, donde, además de poder dejar los tuyos, puedes encontrar alguno para tu estantería al que dar un hogar y rellenar el hueco que ha dejado el que has vendido.

Si es cierto que si el libro no están en unas condiciones aceptables, lo más probable es que os digan que no los quieren, y es natural. Si los entregáis llenos de hojas medio arrancadas, las tapas destrozadas o demasiado viejos, este no es su lugar.

Las bibliotecas
 
Si, aquellos hermosos edificios del que cuesta tanto sacarnos. Algunas aceptan donaciones de libros para poder aumentar su stock y que todos puedan disfrutar de ellos.
Hace un par de semanas descubrí que en mi biblioteca municipal aceptaban donaciones de libros seminuevos, lo cuál fue un alivio al poder quitarme de encima unos cuantos libros que ya no me interesaban y si que pueden gustarle a otra persona.
Pero mejor preguntar primero, no todas aceptan donaciones.

Las campañas benéficas

Podéis buscar en vuestra ciudad campañas de donaciones de libros o para alguna biblioteca escolar, que siempre aceptan donaciones de buen grado. En mi ciudad por ejemplo, hay dos al año: En navidad, junto con las de juguetes y comida y otra en abril, por eso del día del libro.

Son una buena oportunidad para dejar los que ya no queráis y al mismo tiempo ayudar a una buena causa.

El intercambio

¿Tienes un libro que ya hayas leído y no quieras o ya no te interese tanto? El intercambio es una muy buena opción; tú ofreces un libro a cambio de otro. Todos salen ganando. También es una manera de conocer a gente lectora en tu ciudad o a través de Internet.

Yo aún no le he probado, pero se de mucha gente que acaba muy satisfecha con este método y me lo han recomendado en varias ocasiones.


Bueno, hasta aquí la entrada de hoy.

Y vosotros, ¿conoceís alguna forma más de darle una segunda vida a vuestros libros?


¡Sed Felices!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios dan vida a este blog. Anímate a contarme que te ha parecido la entrada.

No está permitido el Spam y los comentarios ofensivos. Serán borrados de inmediato.