domingo, 28 de diciembre de 2014

Bromas Aparte



-Emergencias, dígame.


La señorita escucha una voz masculina, de un hombre joven.


-Hola. Quería solicitar ayuda inmediata, la Parca amenaza con llevarse mi alma.


Ella cuelga de inmediato y suspira, la noche de los Santos Inocentes nunca es fácil de llevar para el 112.

Mientras, al otro lado del teléfono, el hombre cuelga y observa a su invitado.


-Te dije que no funcionaría. Has llamado para nada.


Una esquelética mano sostiene una cerveza a medio terminar. La capa negra que cubre los huesos está roída y deshilachada. 2000 años llevándose almas siempre pasa factura, y la tintorería no es barata.


-Tenía que intentarlo, ¿no?-El hombre se rasca la cabeza y contempla su cuerpo con desgana.


El rostro está encajado en la parte de atrás de la vieja televisión. Sus extremidades se han doblado de forma irregular, adoptando una postura grotesca. El pelo que sobresale aún humea a causa del accidente.


6000 voltios le han parado el corazón y le han dejado tieso y churruscado


 Desde luego, no ha sido una forma agradable de morir.

 
-Menuda putada...- El hombre alcanza un cigarrillo a medio terminar del cenicero y apura unas caladas.


La Muerte se levanta del sofá, deja la cerveza sobre la mesilla de café y saca de la manga la enorme guadaña.


-¿Se me concede un último deseo?


-Claro. Qué prefieres, ¿un casino en La Vegas o acostarte con Scarlett Johansson?- La Muerte le propina una sonora colleja en la nuca. –Que soy la Parca, coño, no un genio.


Al ver la expresión del mortal, siente un ligero remordimiento y suspira.


-Anda toma, al menos esto ya no podrá matarte.


La víctima alarga la mano y observa la botella que la Muerte le ofrece: un vino de los buenos, con denominación de origen y todo. Le quita el tapón de mala manera y bebe a gran velocidad el contenido.


La Parca abre un portal al Más Allá en mitad de la habitación con su arma y alarga el brazo, rodeando los hombros del condenado.


-Menuda broma de mal gusto, ¿no crees?


-Al menos ya no tendré que preocuparte por la resaca.-Exclama mientras apura la botella y se interna a lo desconocido.


Normalmente no suelo hacer entrada el Día de los Inocentes, pero este año me apetecía celebrarlo con vosotros, y como en navidad no os traje un relato, os dejo este para que veáis que hasta en los momentos mas graves, uno tiene que tomárselo con humor.
Con respecto a las bromas suelo ser muy gruñona, y este año he decidido tomármelo con más humor y disfrutar un poco con los monigotes de papel en la espalda.

Porque este día está para pasarlo bien y reírse hasta llorar con la gente que nos quiere.

¡Sed todo lo felices que podáis! 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios dan vida a este blog. Anímate a contarme que te ha parecido la entrada.

No está permitido el Spam y los comentarios ofensivos. Serán borrados de inmediato.