martes, 3 de diciembre de 2013

Un año de blog


Hoy es un día especial para mí, de esos que apunto en el calendario o en un enorme posit en mi cuaderno. 

Hoy Compases Rotos cumple un año.

Esta pequeña fábrica de relatos, sueños y locuras nació el 3 de diciembre de 2012. 88 textos y 72 seguidores después, este blog celebra su aniversario por todo lo alto, en el que me gustaría agradecer a todas las personas que me ayudaron a llegar hasta aquí su apoyo.

La primera es, cómo no, Alma, la primera compasera, la que me dio el valor necesario para seguir escribiendo. Princesita Solitaria y la Señora E fueron mis musas, Pandora mi guía del Edén, Kaekao se convirtió en mi sonrisa cada vez que la leía, Airi fue mi apoyo, Shenia e Ichirin, mis medias naranjas, Windflower y Maria del Mar, mis poetas, mis soñadoras incansables... Ellas y todos los seguidores que fueron aumentando esta pequeña familia, todos los blogs que leía y me leían, todos ellos fueron mis cimientos sobre los que construí lo que veis hoy, un blog feliz.

Pero nada hubiera sido posible de no ser por tres personitas muy especiales:

Roxane, la pequeña soñadora de cálida sonrisa y alma tierna, que logró conmoverme en los momentos más difíciles.

Katia, que aunque nunca se subió al barco siempre me apoyó desde el puerto, dándome ánimos e inspiración infinita.

Ivet, ella fue la que comenzó todo, la que me ayudo a dar mis primeros pasos y a la que estaré eternamente agradecida, mi querida Vigilante de Sueños.

Compases Rotos ha tenido sus momentos, altos y bajos, pero siempre hubo ilusión al encontrar una visita inesperada o un gran comentario esperando ser moderado. Por todo esto, un millón de gracias  a todos los que han contribuido a hacer maravilloso este último año y espero que el siguiente pueda ser incluso mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios dan vida a este blog. Anímate a contarme que te ha parecido la entrada.

No está permitido el Spam y los comentarios ofensivos. Serán borrados de inmediato.