jueves, 31 de octubre de 2013

Destino de Sombra



 

Tranquilidad absoluta. Todo está calmado, el bebe duerme en los brazos de su madre. Ella le acuna con cuidado, observando cómo respira lentamente. Él es toda su vida, lo que más ama, lo que más la importa.

Le deja en la cuna y le arropa. El pequeño se acurruca entre las sabanas y se deja mecer por el extraño sopor de la noche.

La madre mira a su niño de nuevo, es hora de que descanse. Cierra tras de sí la puerta y recorre el pasillo en silencio.

El bebe agarra con ansia su almohada, ¿qué es lo que sueña?

Las cortinas se mueven con delicadeza, impulsadas por el viento. Es una noche de luna llena, pero no hay estrellas, ningún lucero en el firmamento. Es una noche extraña, de esas en la que la oscuridad visita el mundo mortal...

Dos sombras recorren velozmente la habitación, saltando de pared en pared, agarrándose a las esquinas, esquivando la luz. Las siluetas finalmente se detienen en la estantería. Ambas se aferran a la madera y estiran el cuello hacia el infante.

La de mayor tamaño abre los ojos. Son de un tono amarillento, con enormes pupilas rojas. La más pequeña permanece tras un osito de peluche. Tiene los ojos azules, pequeños y claros, casi humanos.

-¿No te parece hermoso?

-Es un humano en miniatura, resulta repulsivo.

-A mi me parece curioso, ¿puedo tocarlo?-La pequeña sombra alarga sus dedos, pero la mayor la detiene, agarrándola de la muñeca.-No es justo...

La pequeña sombra se aferra al peluche, tratando de esconderse tras él.

-La luna me dijo que ella tuvo uno hace mucho tiempo, y que sigue en lo alto del cielo.

-No deberías hablar con ella, es una mala influencia.

El niño se vuelve hacia la ventana. Continúa dormido, colgado de los brazos de Morfeo. Las sombras le miran con sus enormes ojos, el cuerpo del niño les fascina. Tan firme, tan duro, tan...mortal.

-Ya es medianoche, ha llegado nuestro turno.

-¿Por qué tenemos que hacerlo? A la luna no le parece correcto...

La sombra de ojos amarillos suspira y entorna sus enormes pupilas.

Salta hasta el extremo opuesto de la habitación y se agarra a la cuna del infante. La sombra de ojos azules le sigue, apoyándose entre los barrotes.

-Es tan delicado, no puedo hacerlo...

-Es nuestro deber, nuestro cometido. Tenemos que obedecer a nuestro señor, él sabe lo que está bien.-La de mayor tamaño la agarra su brazo incorpóreo y ambas se elevan lentamente.-Es el momento.

Señor de las sombras


Gran Dios de los muertos


Nosotros, almas en pena 


Por nuestros crímenes vagamos 


Te ofrecemos hoy, en la noche de tu santo


Un regalo, un presente


Un alma humana


Alma inocente, cándida y buena

El niño despierta y observa con curiosidad el espectáculo que se realiza frente a él. Las dos sombras se han unido en un baile macabro, inundando las paredes de siniestras figuras, grotescas y malvadas.
Pero él no llora, alza los brazos queriendo atraparlas, no sabe que su destino está marcado, marcado con la sombra del diablo...
Ahora te entregamos el alma del niño


Sin dudas, sin premio


Para que sacies tu ansia, tu hambre


Destino marcado


Destino de Sombra

El bucle oscuro comienza a elevar lentamente a bebe, que ríe sin saber porque. Las sombras juntan de nuevo sus manos y una intensa llama azul ilumina la estancia.

Ahora está de nuevo todo tranquilo.

La madre abre la puerta despacio para no despertar a su niño, pero las sabanas están revueltas y la cuna caída. Está vacía...

Sin gritos, sin lloros, tan solo silencio.

Desparecen sin dejar rastro alguno. Tan solo queda una madre desesperada gritando por su bebe.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios dan vida a este blog. Anímate a contarme que te ha parecido la entrada.

No está permitido el Spam y los comentarios ofensivos. Serán borrados de inmediato.