lunes, 24 de abril de 2017

"Con tal de verte volar" de Miguel Gane



Título original: Con tal de verte volar

Autor/es:  Miguel Gane

Año de Publicación: 2016

Nº de páginas: 250
   
Género: Poesía

"Escribo este libro porque no sé fabricar bombas nucleares y, después de todo, algo tendré que lanzarte"

Este libro es homenaje a las alas que dirigen tu vuelo hasta donde sólo se escucha el grito de la libertad, de la mujer libre.

Desde Madrid al cielo, únicamente pasando por el quinto piso de la calle en la que dijimos nuestro primer "Siempre" en formato poema. Nunca supe cómo despedirme y ahora he encontrado la manera: mirando al cielo, sabiendo que nunca más volveré a verte volar, pero sonriendo porque sé que estás por ahí, pareciéndote al sol, siendo mi luz.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Soy la nº 1 dando excusas ridículas

"Estos últimos meses han sido un constante quiero y no puedo, un círculo vicioso empeñado en llevarse hasta la última gota de creatividad de mi cerebro.

Sentir angustia cada vez que veía una hoja en blanco, como si mis neuronas desearan disolverse y no volver a saber nada de mi.

Un preludio interminable en el que la obra nunca llega, días vacíos, monótonos y sin sentido, como la nieve de mi televisor, sin sintonizar con las ideas o la realidad."


Después de este desahogo medio poético vuelvo a comentaros mis males y disculpas más sinceras por el abandono de dos meses de esta plataforma llamada blogger.

¿Conoceis esa sensación de cansancio al despertar? Parece que hemos corrido una maratón sin levantarnos de la cama y nuestra actividad cerebral no pasa de poder centrarse en la zapatilla que tenemos delante. Mis últimos meses se han asemejado bastante a eso.

Un curso sin futuro, unas clases sin sentido y un malestar que no desaparecía por mucho que lo intentaba. La gente con la que comentaba este hecho me decía que la falta de ánimo podía deberse a muchos factores, pero nada de lo que recomendaban que hiciera para que mis estudios me inspirasen algo más de interés surgía efecto.

7 meses tirados cochinamente a la basura.

Dejando a un lado mi vida personal, el teneros abandonaditos ha sido una serie de catastróficas y desdichadas ganas de no hacer NADA DE NADA. El ponerme frente a la pantalla y escribir algo digno para que lo leyerais me resultaba imposible.

Quiero presentar cierto nivel (aunque sea mínimo) cuando escribo o enseño algo en el blog, y una entrada mal hecha y sin ningún tipo de ánimo, para mi sería insultaros como seguidores y a mi misma como creadora de contenido.

Si, ésta es una entrada de mierda, pero creo que podréis perdonarme. Desahogarse de vez en cuando no le viene nada mal a a nadie, y este es mi módulo de escape en estas situaciones.

Me sentí muy identificada con la entrada que subió mi querida Lady Ovejita  a su blog hace un tiempo llamada "Carpe Diem" en la que explicaba el porqué de su desaparición en blogger; las redes sociales como Twitter o Instagram son fáciles mucho más faciles de usar, cómodas y sencillas, a las que se puede acceder desde un movil y no hace falta demasiado tiempo. Y yo que soy la reina del vagueo, me apunté al carro y desde hace dos meses pasé de currarme una entrada como tal y resumí mi vida en una foto o 140 caracteres.

Pero creo que ya es suficiente.

Creé el blog para mostrar al mundo mi faceta creativa, a la persona que adora compartir fotografías de eventos, curiosidades de su vida diaria, escritos, reseñas, películas... Cosas que me hacen feliz.

Twitter e Instagram están muy bien y he descubierto bastantes cosas gracias a ellas, pero soy chica de blogger, que le voy a hacer.

¿Qué significa esto?

Que me volveréis a tener por aquí. No tan a menudo como desearía, pero sin dos meses de intermedio, os lo prometo.

También me gustaría aprovechar que estoy aquí para hacer un resumen rápido (algunas de estas cosas os las contaré más detenidamente con entradas trabajadas más adelante) de lo que he estado haciendo en mi tiempo libre, que he visto, que he descubierto, a donde he ido... Esas cosas.

Una Serie de Catástroficas Desdichas y Westworld fueron las series encargadas de darme vidilla en lo referente a series. Con la primera me reconilié con el truño que fue la película en su momento, a la cual tengo mucha manía. Enamorada hasta las trancas de su narrador y del nuevo Conde Olaf, del cual no esperaba gran cosa y tuve que comerme mis palabras.

Y Westworld...Bueno, que os voy a decir que no sepais. Me la recomendó un amigo y casi me lo como a besos cuando la acabé. Creo que muy pocas series me han tenido tan viciada como esta, tanto por su estética, su banda sonora, sus personajes o su locura de trama. Es cierto que verla me suponía bastante más tiempo del que suelo emplear para las series (los 40 minutos habituales se transformaron en una hora u hora y media) pero, joder, que bien empleados. Cierto es que puede que no sea una serie para todo el mundo, en ocasiones puede resultar lenta y la trama te deja enormes lagunas en los primeros capítulos, que no se irán rellenando hasta que avances. Pero si no la habéis visto todavía, dadla una oportunidad, merece mucho la pena.

En lo que a YouTube se refiere he tenido una revelación llamada Terafobia. Muchos me diréis, ¿no la conocías todavía? ¿Dónde tenías la cabeza metida? Cuando hay algo maravilloso que merece ser descubierto, siempre soy la última mona en enterarme. Sus vídeos son una delicia para todos los sentidos, amenos, creativos y en los que incluye poemas... Me derrito. Si no la conocíais, pasaros a ver, que seguro que os enamora a vosotros también.

A pesar de pasarme más tiempo tirada mirando al techo de lo que es recomendable, también he salido a la calle, y en una de esas salidas, junto con mi amigo Ángel y Cánida, fui a patinar sobre hielo por primera vez. Y a diferencia de lo que pensaba, es algo ATERRADOR y duele, mucho.

Es algo que no puedo evitar, cuando de pequeña mi madre me ponía sobre los patines y me daba todas las indicaciones necesarias y fáciles de entender, en cuanto me soltaba el bracito, besaba el suelo, UNA Y OTRA VEZ. En resumen, nunca he aprendido a patinar, y si a eso le añadimos una superficie resvaladiza, unas finas cuchillas y que soy una kamikace, bueno... caí de culo, de morros, de costado y de todas las posturas posibles. Pero lo mejor de todo fue ver como nos alejabamos de la pista, mojados, magullados y con una sonrisa en los labios de lo bien que nos los habíamos pasado. 

También he ido a un par de eventos, que serán los que os muestre más detenidamente en un par de días. Fui a la presentación de Miguel Gané en Valladolid en donde también nos estuvo leyendo algunos de sus poemas y como todos los años pasé dos días maravillosos en el Salón del Cómic y el Manga de Castilla y León, que aún estoy terminando de editar las fotos y que haré en colaboración de Cánida.

Y creo que esto es todo. Gracias por aguantar mis desvaríos.

¡Sed Felices!

sábado, 14 de enero de 2017

"Cinder" o la ciborg del zapatito cromado (#AdoptaUnaAutora)

¡Hola Compaseros!

Hoy os dejo la primera entrada que he escrito para la iniciativa #AdoptaUnaAutora (AQUÍ podéis ver su página oficial y AQUÍ su Twitter). En ella os presentaré la primera novela de la saga "Crónica Lunares", "Cinder" de mi autora adoptada, Marissa Meyer.

¡Espero que os guste!


Título original: Cinder
Autor/es: Marissa Meyer
Año de Publicación: 2012
Nº de páginas: 390
Saga: The Lunar Chronicles (I)