miércoles, 17 de febrero de 2016

Book Tag: Guardianes de las Galaxias

¡Hola Compaseros!

¿Estais todos listos para moveros al ritmo del Awesome Mix Vol. 1?


Hacía tiempo que no encontraba un Book Tag friki, de los que me gustan a mi. Pero hace un tiempo vi este tan chulo de Guardianes de la Galaxia en el blog Programando Libros.
No se si lo sabéis, pero soy una pequeña fanática de las películas de MARVEL y esta es una de mis preferidas, con su banda sonora ochentera y el humor que se desprende en todo el film.

Sin más dilación, ¡¡empezamos!!


Peter Quill/ Star- Lord
Un libro que esconda sentimientos

Puro de Julianna Baggott



Os he hablado hasta la saciedad de esta belleza, y creo que no es para menos.
Lo he colocado en esta categoría porque esconde muchos sentimientos dentro de sus páginas. El miedo, la desesperación, la alegría, el cariño... Todo se entrelaza en la historia de Pressia.


lunes, 15 de febrero de 2016

Cierre temporal del blog

Por causas personales, el blog y todas mis redes sociales permanecerán durante un tiempo inactivas.

No es un cierre definitivo, pero no se con seguridad cuanto tiempo tardaré en actualizar o volver a publicar.

Disculpad las molestias.

sábado, 13 de febrero de 2016

Buena suerte, ¿yo? No lo creo...

¡Hola Compaseros!

Si, mañana es San Valentín, ya lo se... ¿Y qué?
Como soy un alma libre (y más sola que la una...) he decidido hacer una entrada para hoy que no tiene ABSOLUTAMENTE NADA que ver con la festividad (San Calentín, como lo llama mi profe de Marketing) y deleitaros con una pequeña ida de olla sobre mi mala suerte.
Supongo que es lo que pasa cuando no tienes pareja y te aburres, pero bueno, espero que os guste.
¿Conoceis a esa gente que se le cae todo y se le rompe en mil pedazos?
¿Que tiene constantemente como una nube sobre la cabeza?

¿Los que, hagan lo que hagan, nunca les sale nada a derechas? 

Hola, me llamo Lena y yo también tengo una tremenda mala suerte.

En mi familia siempre me han dicho que es probable que sea a causa de mi torpeza, que no suelto el teléfono o que me paso tanto tiempo en las nubes que no presto atención y acaban ocurriéndome desgracias.

Cuando se me escurre un plato de las manos o las tazas se saltan hacia mi ropa, no se lo discuto pero cuando te encuentras con situaciones en las que se te explotan casi por arte de magia unos huevos en mitad de la comida, te electrocutas con todo lo que tocas, te atropella un coche a las 7 de la mañana y te pasas dos meses curándote con agua oxigenada cada tarde (que escuece que jode) acabas elegida como delegada habiendo sido la única que no se ha presentado (bueno, puede que eso fuera un poco hijoputismo, pero también cuenta, ¿no?) o te llaman para hacer un evento la única tarde libre que tienes en 2 meses por algo que cancelan cuando YA ESTÁS EN LA PUERTA despues de un atasco de 35 minutos en un autobús abarrotado y malholiente, acabas creyéndote que una nube enorme y negra te ha cogido cariño y no para de hacer que las desgracias te lluevan y sean del tamaño de bolas de bolos.

 Cielito, se como te sientes...

Una de las cosas que más me repatea de la mala suerte es que cuanto más necesitas que desaparezca, más te jode y por desgracia, soy como un ente vírico ambulate; lo contagio a todo el mundo que me rodea (Además de desgraciada en la suerte y en el amor, soy gafe... -.-"). 

Mi pequeña Cánida Lupus lo ha sufrido cada vez que eligo un día para quedar: Salgo a la calle y pienso "Hace un día ideal para quedar, voy a llamarla". Cuando ya hemos concretado la hora, el sitio y lo que haremos, el tiempo me mira y me dice: "Bonita, no te lo crees ni tú"

Nos ha llovido, diluviado, granizado y nos hemos asado como nadie. 

Ahora me obliga a mirar el tiempo en internet primero...

Mal tiempo, peor cara...

Pero si es cierto, que tengo días extraños y me doy cuenta, de que he tenido una oleada de buena suerte.
No me quejo, obviamente, pero me resulta tan raro que no haya pasado nada, no se me haya cancelado o roto nada, que no haya llegado a casa empapada o con algo sucio, que es como si fuera una cámara oculta.

Hace cosa de un mes tuve uno de esos.

No tenía las tres primeras horas ("Hola camita querida, hoy me quedo contigo hasta tarde"), las clases fueron amenas, entretenidas y hasta divertidas. En el autobús de vuelta a casa cedí el asiento a una señora mayor, que cuando se marchó y me volví a sentar, se me colocó al lado un chico que, madre mía, solo faltaba a alguien para recogerme las babas... (¿Karma?)

 No era este (ÓJALA), pero casi.

Al llegar a casa me encuentro unas deliciosas alitas de pollo y patatas fritas y de la poca tarea que tenía, me quedo leyendo como una posesa. El buen humor vino acompañado de una sonrisa toda la tarde y con ello, mi madre me cedió la oportunidad de elegir una película (nos vamos turnando. La democracia impera en mi casa) y que mejor que rematar el día que con el señor Tarantino y sus Malditos Bastardos.

Definitivamente quiero más días como estos. 

En serio nubecita, sobre mi cabeza ya sobras.

Bueeeeeno Compaseros, ya os dejo de aburrir, lo prometo. Necesitaba desahogarme un poco y contar alguna cosilla mía en el blog de vez en cuando, no viene nada mal.

¿Vosotros consideráis que tenéis suerte (tanto buena como mala) o no creéis en esas cosas?

¡Sed Felices!

martes, 9 de febrero de 2016

Todos los animales que llevamos dentro

¡Hola Compaseros!

Hace ya unos días, hurgando por el mundo de Pinterest, descubrí una serie de fotografías realmente maravillosas que me hicieron estremecer.

Su color, su composición, su forma de plasmar una parte del ser humano y su reflejo más salvaje, caracterizando en peluquería y maquillaje me ha encantado y por eso hoy os quiero presentar los retratos de Animeyed de la fotógrafa Flora Borsi.


Felis Silvestris Catus 


Columbidae

viernes, 5 de febrero de 2016

CR21 (1)



Bip.


Bip.


“Iniciando protocolo de encendido”..."Por favor permanezca a la espera hasta que la cápsula se haya descomprimido por completo" 


El susurro de la máquina y la dulce voz femenina me despiertan de un sueño convulso.

Abro los ojos muy despacio, mientras se adaptan a la luz de neón que ilumina la estancia.


Suspiro.


Me espera otro día de trabajo lejos de casa.


El cristal de protección se desliza lentamente mientras una espesa nube de vapor inunda todo. 
Aquí todo es blanco y luminoso, con ese extraño olor a hospital que odiaba  tanto de niña. Las paredes y el suelo irradian una sensación de limpieza impoluta.


Deslizo los pies por encima del borde de la capsula y los bajo hasta tocar las baldosas plastificadas. Me estremezco al notar el contacto frio con la piel.


-Buenos días, Williams J.  Amira. -Exclama una voz hueca a mis espaldas


CR21 permanece de pie, sosteniendo mi Tableta de trabajo entre sus manos.


-Llámame Amy.


Sonrío mientras la veo pestañear sin comprender del todo lo que la he dicho.


A fin de al cabo solo es un androide experimental, aún no conoce la sutileza de la comunicación, pero resulta impresionante ver como imita nuestro comportamiento y nuestros gestos.


 -¿Qué tal te encuentras CR21? ¿Has dormido bien?