miércoles, 20 de julio de 2016

Viaje a Toro

¡Hola Compaseros!


Tras unos días de desconexión, vuelvo a blogger con las pilas cargadas y con unas cuantas fotos de mi última escapada. En esta ocasión me he ido hasta Toro, provincia de Zamora, en donde se celebra este año Las Edades del Hombre, una exposición en la que pueden admirarse algunas obras realmente preciosas de todo tipo (desde tallas del siglo XII hasta cuadros abstractos de este año).

Este es el segundo año que voy a esta exposición, y la verdad es que la recomiendo, sobre todo a los amantes de arte.




Las Edades del Hombre se dividían en dos edificios. La Colegiata de Santa María albergaba la exposición más grande. Por desgracia no se permitían hacer fotografías, por lo que no os he podido mostrar nada del interior.


Toro es un pueblo pintoresco, con casas bajas en el centro del municipio que tienen ese estilo castellano tan característico. El calor estaba presente en todo momento, por lo que sus soportales eran esenciales para resguardarse.


La segunda parte de la exposición estaba en esta iglesia, algo más pequeña.



Como ya he dicho, las calles principales están compuestas por casas al más puro estilo castellano, con colores pastel muy agradables a la vista.


Toro es conocido por sus productos tradicionales y su buen vino, por lo que puedes encontrar un montón de tiendas dedicadas a la gastronomía.


Al final de la calle principal hay una torre del reloj, a través de la cual se accede a otra de las zonas comerciales del municipio.


Las tiendas tienen una gran variedad de productos típicos de la zona, que logran que te relamas del gusto solo de verlas.


Yo no pude resistirme y acabé comprando una bolsa de panecicos de anís.


Y también unos "feos", típicos de Toro. En la tienda me advirtieron que estaban duros, y tenían razón. Si no tenéis unas buenas muelas, no os recomiendo que le hinquéis el diente a estas deliciosas pastas.


Las calles a las que da la torre del reloj están menos transitadas y hay unos cuantos parques en los que refrescarse.


Como buena tierra del vino, nos animamos a ir a una bodega del municipio, que además de ofrecer una cata, te permitía visitar sus instalaciones.


En la parte de arriba tiene una tienda, que además de vino, puedes comprar queso y demás productos para acompañar.



También poseía una zona de cata, donde podías ver algunas muestras de sus vides.


En la parte de abajo, se podía visitar la antigua bodega (y con el calor que hacía, el frescor de allí abajo era divino).


Por último, contaba con una preciosa exposición de cuadros, que narraba la historia de una heroína local (por desgracia, la intensa luz artificial me impidió hacer alguna foto decente de los cuadros).




La verdad es que fue una visita breve, pero muy productiva. Me encanta descubrir nuevos rincones de mi comunidad, y más aún si son tan pintorescos como este.

¡Sed felices!


3 comentarios:

  1. Buenas preciosa!
    Me alegra ver que has disfrutado del tiempo libre :DDD Tiene muy buena pinta el lugar, además tiene un nombre muy curioso. Me pilla bastante lejos pero voy a echar un vistazo a la expo a ver hasta cuándo está abierta para ver si me da tiempo a verla antes de que echen el cierre.
    ¡Mil gracias por enseñárnoslo! MUACK!

    ResponderEliminar
  2. ¡Me alegra ver que lo has disfrutado tanto! A ver si algún día yo también puedo disfrutar ese viaje^^
    ¡Un beso y felices lecturas!

    ResponderEliminar
  3. Qué construcciones y calles más bonitos. Me alegro que te lo pasaras bien!! Gracias por compartirlo con nosotros. Besos!! =D

    ResponderEliminar

Los comentarios dan vida a este blog. Anímate a contarme que te ha parecido la entrada.

No está permitido el Spam y los comentarios ofensivos. Serán borrados de inmediato.