lunes, 24 de marzo de 2014

"El Artista que hay en él" por Aiko Kimura.

Hoola Compaseros

Se que tendria que haber subido esta entrada poco despues de acabar el concurso, pero a causa de examenes, trabajos y complicaciones varias no pude programarla a tiempo.

Pero aquí está.

El texto ganador del 1º Concurso de Relatos de Compases Rotos.

De momento no he recibido la entrevista que envié a Aiko, pero en cuanto la tenga la subiré cuanto antes.
Ahora os dejo el relato.




Uno, dos, tres...

Los primeros, si bien importantes, no fueron sus preferidos. Su técnica era deficiente, de principiante. Su obra se veía entorpecida por su falta de capacidad.

Definitivamente los primeros no fueron los mejores. Pero tenían cierto... valor sentimental. Eran los primeros, pues.

Cuatro...

Con el tiempo fue mejorando. Se volvió más preciso, más perfeccionista. Golpes certeros, cortes limpios. Y el artista en su interior evolucionaba lentamente, cada vez más satisfecho consigo mismo.

Mostraría su talento a todo el mundo. Sería reconocido y, más importante que eso, recordado. Porque su arte debía compartirlo.

Cinco, seis...

Confiaba que, por cada diez o veinte personas horrorizadas por lo que hacía, había una que apreciaba su trabajo, que sí entendía lo que quería enseñar.

Y si así era, entonces valía la pena. La gente como él no actuaba para ser socialmente aprobado, sino para llegar a los adecuados, a quienes pudieran comprender su genialidad.

Quizás podría ganar seguidores, incluso algunos silenciosos aprendices anónimos que siguieran su ejemplo. Sí, tener un par de imitadores sería reconfortante, halagador.

Siete, ocho, nueve, diez...

Los exponía hermosamente. Con cuidado, casi con amor... porque en cada uno de ellos ponía parte de sí mismo. En vez de perseguirlo como si fuera un simple criminal, ¡deberían agradecerle! Inmortalizaba a aquellos en los que trabajaba. 

Los hacía más elegantes, perfectos.

No podía imaginar un final mejor para esa gente. Mataría por pasar a la posteridad de un modo tan magnífico como ellos.

Once, doce, trece...

Le llamaban monstruo en los noticiarios. Idiotas. ¿Monstruo? ¿¡Monstruo!? 

No había respeto. Aquel trato tan despectivo le indignaba... sólo era un alma sensible e incomprendida.

Catorce, quince.

Quince era el número mágico. Su quinceavo lienzo fue el que se ganó todos los premios; su obra magna, la que nadie podría superar. Aún aquellos que no consentían lo que hacía tendrían que recapacitar, admitir que era bello.

Nadie lo etiquetaría de la manera incorrecta. Nadie cuestionaría su calidad de artista. Y definitivamente nadie, oh, nadie le llamaría monstruo otra vez.

Finalmente dejó de jugar al escondite y reclamó la autoría de su creación con orgullo... casi le molestó recibir más atención que todo el trabajo de meses, pero el tener esos cinco minutos de fama se sintió tan bien que prefirió dejarse llevar y sólo disfrutarlo.

Los interrogatorios fueron un proceso fascinante. Procuraba usar las palabras adecuadas para que, en caso de que su confesión se filtrara a la prensa, no hubiera lugar a mal entendidos. Sin ningún remordimiento lo contó todo: los dóndes, los cuándo, los cómo.

Hasta que llegó el glorioso “¿por qué?” que estuvo esperando. Su respuesta sí que pasó a primera plana.

“Son sacrificios por el arte, gajes del oficio. Algunas personas deben ser asesinadas... y otras, claro, deben ser asesinos. Yo, por ejemplo”.






viernes, 21 de marzo de 2014

Tormenta de Sangre, Capítulo 7



Hoola Compaseros

Antes de seguir con el 7 capítulo de Tormenta de Sangre (ya queda poquitooo), tengo un par de cosas que comentar.

Todavía no he subido la entrevista y el relato ganador, porque aún no he recibido respuesta de Aiko. Espero impaciente cuando llegue.

Lo segundo es que voy a estar mas desconectada de lo habitual a causa de lo apretada que estoy con los estudios, pero de vez en cuando subiré alguna cosilla que otra y me pasaré cuando pueda por los blogs.

Os dejo leer, un beso.





 ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Ascendí con la cabeza agarrada por el pelo, agradeciendo a horrores que el dependiente no fuera calvo. Era una escalera de caracol, sin ventanas ni puertas a la vista. Al final de las escaleras vi la única puerta. La abrí lentamente, temerosa de un ataque, pero estaba despejado.
Se trataba del ático. 

El aire me despeinó, había caído la noche. Avancé hasta el centro y me detuve contemplando la ciudad. El silencio era total, las únicas luces, las estrellas. 

Una hermosa visión causada por una horrible razón.

Me arrimé al borde y observé como la calle se había abarrotado de zombies que gruñían debilmente.
Una loca idea se me apareció. Tenía una cabeza y un montón de zombies lentorros, ¿porqué no jugaba un poco al tiro al blanco?

Busqué a mi presa con detenimiento, hasta que localicé a un calvo de camisa a cuadros. Apunté y lancé la cabeza, haciendo blanco. 

El pobre zombie cayó derribado, se levantó y miró estupefacto la cabeza. Poco después continuó su lento caminar sin demorarse.

Yo por mi parte de descojonaba de la risa en el ático, intentando que las lágrimas no se me saltaran ante la cara de extrañeza de aquel bicho.

Después de las risotadas, me decidí a volver a la tienda, el sillón me llamaba a gritos.
Al llegar a la mitad de la escalera las tripas comenzaron a demandar la cena, fue entonces cuando me di cuenta de que tarde o temprano tendría que salir. 

Por el momento la tienda me serviría como fuerte de guerra temporal, pero no era definitivo.

Ya acomodada en mi preciado sillón borgoña inspeccione mis provisones: Media barra de pan duro, 3 manzanas, una botella de litro de agua sin abrir, un par de latas de lentejas en conserva y una bolsa grande de frutos secos.

Después de examinar mis reservas sonreí al recordar la cantidad de veces que Javi me había pedido que hiciera la compra después de las clases, pero yo haciendo caso omiso a sus palabras, me conformaba con lo poco que él traía después de trabajar. 

En ese momento me arrepentí de no haberle hecho caso. 

Me pasé gran parte de la noche intentando idear un plan de supervivencia, sin éxito. Si alzaba la red los muertos derribarían la puerta en minutos, estaba encerrada como la princesa de la torre, rodeada de peligros, pero sin un príncipe azul a la vista. 

Bostezé con desgana. Mi reloj marcaba las 3 de la mañana. 

Me levanté del sillón y oí como mi espalda crujía al hacerlo. Al parecer la engañosa comodidad de aquel sillón me terminaría destrozando la columna si no me movía.

De pronto sentí ganas de algo de aire libre, de salir y estar lo que me quedaba de noche a la intemperie. Agarré la mochila y mis armas y subí de nuevo al tejado. 

Todo continuaba en silencio. 

Coloqué mi mochila en el suelo y me tumbé junto a ella. Tras un largo y duro día me había merecedido un cigarrillo, con lo cual lo encendí con cuidado y aspiré aquel extraño aroma. Mientras admiraba admiraba aquel cielo despejado, lleno de estrellas, una canción retumbaba en mis oídos.

Oh boy, have you seen my head?
I've lost my mind so I forget and
Oh boy, have you seen my heart?
It's beating so loud, I'm falling apart and

Only you can bring me back to life
Only you can put me into right
Tell me when I can breathe again

Oh boy, have you seen my hands?
I can't hold on and I don't understand why
Oh boy, have you seen my soul?
It's under the ground,
I'm out of control

Only you can bring me back to life
Only you can put me into right
Tell me when I can breathe again

Say you love me, true
Say you love me, true
Say you love me, true
Say you love me, true
Say you love me, true
Say you love me, true
Say you love me, true
True

Only you can bring me back to life
Only you can put me into right
Tell me when I can breathe again
I realice

Yo tarareaba lentamente el estribillo. Las palabras se deterrian en mi cerebro, como si aquellos acordes lograran sustituir todo lo que había presenciado. Cerré los ojos un instante y aspire de nuevo el humo del cigarro.


Poco a poco abrí los ojos de nuevo y vi algo que llamó mi atención. Era una pequeña luz, mucho más brillante que todas las demás. 

Entonces noté que se movía. ¿Un estrella fugaz tal vez? No, era algo mucho mejor...

Me retiré los auriculares y pude oír aquel sonido tan hermoso, tan delicado, tan perfecto.

Las aspas de un helicóptero muy cerca.

Me levanté de golpe y traté de llamar su atención. Tras varios minutos gritando y viendo como se alejaba, me resigné. Ni si quiera me había visto.

Pero ahora sabía que quedaba alguien más. Un pequeño atisbo de esperanza para una superviviente desesperada.


viernes, 14 de marzo de 2014

¡¡Ganador del 1º Concurso de Relatos de Compases Rotos!!

Hooola Compaseros

Hoy por fin anunciaré quien ha logrado emocionarme con su relato. He escogido al ganador del primer concurso de relatos del blog. Estoy contentísima de poder haberlo hecho, ha sido una experiencia genial.



Os aseguro que no ha sido nada fácil, al ser el primero no estaba muy segura de que criterios seguir o de donde basarme, pero he de decir que he recibido unos textos extraordinarios.

Primero de todo me gustaría agradecer de corazón a todos los que han participado (recibí 10 textos en total) que ha sido un placer poder leer vuestras obras y que he disfrutado muchísimo haciéndolo.

Como soy un poco mala os voy a hacer esperar al final para saber el ganador, pero como no son demasiados textos y me parece un poco grosero no hacer mención de los textos que me enviasteis, haré un pequeño recorrido por los autores y sus escritos.




Ivet Sarkis: Con Imagine Dragons de fondo y la ciencia como base, Ivet narraba una historia muy curiosa. A diferencia de los monstruos habituales, se decidió por algo mas antiguo, mas prehistórico. Porque algunas cosas deben permanecer extintas...

Roxy Dreams: Roxy tiene una forma especial de describir a sus personajes, te introduce en sus pensamientos, sueños y miedos. El protagonista está aterrado a causa de lo que sabe que puede hacer si no logra controlar sus impulsos, pero ¿podrá el amor convertirlo en algo bueno?

Princesita Solitaria: Los textos de esta señorita nunca decepcionan. El monstruo interior es algo que puede ayudar a obsesionarnos con algo, o con alguien y eso resulta peligroso a la hora de actuar en consecuencia.

Aura: Este sin duda fue la gran demostración de que lo bueno y breve, dos veces bueno. De apenas una página, las declaraciones de una víctima dispuesta a retornar en pesadilla y vengarse de los que en su día fueron crueles. Realmente estremecedor.

Cristina: Cristina nos hace un breve recorrido por el subconsciente de alguien arrepentido de lo que es, desquiciado por su propia naturaleza e impulsos ¿Acaso los monstruos tienen conciencia?

Laura: Una joven decide contraatacar después de sufrir toda su vida, convirtiéndose en algo completamente distinto. Los monstruos de cada uno se manifiestan de una manera.

Shangri PJ: Como las desgracias pueden llevar a la locura seria la mejor forma de describir este texto. Volviéndose contra los que un día la maltrataron, que ahora conocerán la verdadera naturaleza de un monstruo oculto.



El 3º puesto es paraaa......

Con un principio muy bien enlazado, un protagonista asustado de su propia naturaleza intenta deshacerse del monstruo que lo consume para poder llegar al corazón de la mujer que ama, para no hacerla daño.
El final es el punto clave del texto, impactante y sobrecogedor. Haciendo uso de uno de los monstruos clásicos, Yuka se ha merecido el 3º puesto en el ranking.


El 2º puesto es paraaa......


P.F.Roche

No me esperaba menos de P. F. Roche, sus palabras enamoran nada mas comenzar. Un sujeto extraño que siempre se ha sentido atraído al lado mas oscuro del ser humano, dispuesto a todo para saber que se siente al acabar con otra vida, sentir como se apaga lentamente.  



Y por último, el primer premio de este 1º Concurso de Relatos de Compases Rotos es para....












Aiko y su texto "El artista que hay en él" es la ganadora del primer concurso del blog.
Solo el título ya me hizo sentir curiosidad. Un alma creativa incomprendida con un arte extraño y macabro, convencida de que sus obras merecen ser comprendidas, pero ¿incluso la muerte se considera un arte?
Con un toque macabro y una narración amena ha logrado ascender hasta el primer puesto de este concurso.

¡¡¡Muchisimas felicidades Aikoo!!!

En cuanto contacte con ella subiré la entrevista y su texto al blog, que seguro que os encantará a vosotros también.

Ha sido un placer poder compartir este pequeño concurso con vosotros. No descarto la posibilidad de organizar otro en alguna ocasión especial, pero tranquilos, esta vez me aseguraré de que no esté en plena época de exámenes jejeje.





miércoles, 12 de marzo de 2014

Sherlock Fan Fiction Capítulo 6


Hoola Compaseros

Continúo con el 6º capítulo del Fan Fiction.

Después de su fallida visita para intentan descubrir algo mas sobre el pasado del ministro, Holmes vuelve a la carga para sonsacarle a This todo lo que sabe.

También os quería anunciar que la entrada de premios del concurso esta practicamente acabada y posiblemente mañana anuncie a los ganadores.

Sed feliceees

 -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Watson se despertó temprano a la mañana siguiente. Pese a que su cuerpo le pedía a gritos un par de horas más de sueño, su mente le exigía actividad.

Después de vestirse y arreglarse, bajó al salón, esperando encontrarse a Sherlock todavía dormido. Pero Holmes llevaba ya varias horas levantado. Permanecía frente al ventanal, con la mirada perdida y la bata puesta.

-¿Se te ha ocurrido algo durante la noche?

El detective negó lentamente con la cabeza. El caso continuaba parado.

-Deberíamos ir a ver a Thais, cuanto antes obtengamos la información, mejor.

-Muy bien.

Sherlock se encaminó hacia la puerta, aún con el batín puesto.

-No pretenderás ir de esa guisa, ¿verdad?

-¿Que tiene de malo mi...?-Holmes observó su vestimenta y asintió.-Por supuesto.

Con un rápido movimiento se deshizo de la bata, mostrando que bajo ella llevaba ya la ropa puesta, incluso la bufanda.

Watson trató de preguntarle a cerca de su extraña manía extravagante, pero a sabiendas de que Holmes le respondería con una deducción todavía más rara, se ahorró el esfuerzo.

Ya en la puerta del pub, ambos se detuvieron. En el interior sonaba una débil canción, un solo de guitarra sollozaba, acompañando a una bella melodía.

No te mereces mi perdón

Yo no me merezco tu atención

Error mutuo

Corazón roto

 Luces del alba

Extraño atardecer


Poco a poco el sonido de la guitarra se fue apagando, hasta morir. 

Sherlock abrió la puerta sin hacer ruido. Thais permanecía sentada en el escenario,  con una guitarra descolorida por el uso.

-¿Qué opina de mi música, Holmes?-Thais no había apartado la vista del instrumento, pero sabía que ambos la observaban.

-Nunca opino de lo que no me interesa, pero es hermoso no lo niego.

-Muy halagador. –La joven dejó la guitarra en su resorte y bajó de un salto del escenario.-Thais no vendrá hasta dentro de una hora, así que tenemos tiempo suficiente para discutir.

Los tres se dirigieron al despacho y se sentaron. Thais presentaba un aspecto más desenfadado que el de la noche anterior; se había recogido el pelo en dos coletas, que se mecían lentamente a cada movimiento que hacía. 

Vestía una camiseta color negro con una carita sonriente cubierta de manchas azules. Sus pantalones de cuero habían sido sustituidos por unos pantaloncitos que le llegaban a la mitad del muslo. Watson advirtió que ni siquiera llevaba zapatos.

-Me gustaría que nos contara la verdad señorita Murphy, la vida de Harold Bennett depende de ello.-Holmes alargó los brazos hacia la joven, que desvió la mirada al suelo.

-Harold Bennett no se merece vivir como lo hace, se lo aseguro.

-Cuénteme.

“Como ya le conté ayer, él llegó hace 17 años, de la mano de Melanie Wilmen, la madre de Leah. De ella no se mucho, mi madre nunca hablaba de ella. Después de una noche de pasión en el cuarto de contadores, Melanie quedó embarazada, pero como el buen ministro ya estaba casado, ignoró por completo todas las llamadas. Nueve meses más tarde nació Leah. Por esa época yo solo era una niña, pero recuerdo que él volvió, con una falsa sonrisa y miles de disculpas, pero Melanie se había ido, y no pensaba volver. Cuando cumplió los 12 años, se lo conté todo a Leah, pero ella nunca ha aceptado verle, así que le sirvo una cerveza todos los años y después se marcha.”

Thais cruzó las piernas y se dirigió al detective.

-Eso es todo lo que se, créame si quiere.

Sherlock asintió, la creía. Ella sonrió, complacida.

-Tengo un pequeño capricho antes de que se vaya Holmes.-Los ojos de Thais se agrandaron.-Su poder de deducción es más que conocido y acertó con Leah. ¿Cree que podría hacerlo conmigo?
Sherlock sonrió, la parte favorita de su actuación comenzaba. Se levantó de la silla y se colocó tras de ella.

-Mientes muy bien, pero puedo sobrepasar con facilidad esa piel.-Holmes agarró los hombros de Tahis. -Naciste y te criaste en los barrios bajos de Londres. Sin familia ni ingresos, decidiste meterte en agujeros oscuros en los que poder sobrevivir.

Watson apoyó la cabeza sobre las manos, ver a su compañero resultaba casi hipnótico.
-Desconozco que fue lo que hiciste en aquella época, pero debiste de dar un verdadero pelotazo. Cámaras de seguridad, altavoces de última generación...Todo es bastante caro y no es corriente ver este tipo de cosas en el bar de alguien como tú. ¿Drogas? ¿Contrabando, tal vez? La vida no es fácil para los que nacen en la miseria, supongo.

Terminada su pequeña explicación, el detective se volvió hacia la puerta, satisfecho.
Thais se mordió el labio inferior y frunció el ceño, algo ocurría.

-Esperaba mucho más del detective más famoso de Londres. Me decepciona con esa palabrería barata. No ha acertado, ni si quiera ha rozado la superficie. 

Sherlock no se movió, pero su malestar era más que palpable. John abrió los ojos de par en par, no se esperaba esa respuesta.

-¿Se ha equivocado?

Thais asintió. Holmes cerró los puños con fuerza, ¿acaso la joven volvía a mentir?

-Se mueve usted por estereotipos, no hace falta ser un catedrático para saber ciertas cosas, pero ocultar una identidad es bastante fácil si sabes cómo hacerlo.-Thais abrió el cajón de la mesa y sacó un carnet de identidad.-Murphy es el apellido de mi madre, este es el de verdad.

Watson lo sostuvo unos segundos, mientras sus ojos comenzaban a agrandarse.

-No me lo puedo creer...

Pero Sherlock no parecía sorprendido, al menos no tanto como Thais esperaba.

-Así que la hija menor del mafioso más buscado de Gran Bretaña ha montado un pub. -Sherlock regresó a su asiento y entrecruzó las piernas. -Acabas de llamar mi atención.

Thais sonrió, le divertía la expresión del doctor. 



-No tiene que extrañarse tanto, yo elegí vivir así. Tanto años rodeada de chanchullos y malas compañías corroen el corazón, no quería acabar convertida en mi padre.-Su rostro se ensombreció.-El dinero logra enloquecer a la gente. Siempre quieren mas, no les importa el precio...

-Ese era un buen móvil para cometer un asesinato. -Sugirió Holmes.-Pero mucho me temo que buscamos en el lugar equivocado.-Se levantó y recogió a su, todavía, consternado compañero. -No volveremos a molestarla, Srta. Murphy.

-¿Qué le ha hecho cambiar de opinión?

-Mis prejuicios, supongo.

Ambos abandonaron la pequeña salita y regresaron a la calle, donde la humedad volvió a calarles los huesos. Sherlock permanecía pensativo, con la mirada clavada al suelo y la bufanda bien ceñida al cuello.

Watson reconocía aquella postura; algo se cocía en el interior de la mente de Sherlock. Mas pistas, más sospechosos...

-Tenemos que encontrar a  Melanie Wilmen.-Susurró entre dientes. -Tal vez hayamos enfocado el caso en la dirección equivocada.

John pensó en la afirmación de su compañero. 

¿Acaso se trataría de un intento de crimen pasional?



domingo, 9 de marzo de 2014

Fin del plazo del Concurso de Relatos


Hoola Compaseroos

Ayer, dia 8, era el último dia de plazo de envio de relatos para el concurso del blog. Cualquier texto que sea enviado a partir de hoy será, será rechazado y no podrá concursar.

 Finalmente he recibido 10 relatos (Pensaba recibir alguno mas, pero se de sobra que los examenes aprietan y hay que currar mucho para sacarlos, mucha suerte).  De todas maneras ha sido una enorme alegria, al ser el primero no esperaba tanta participación.
Muchas gracias a todos, ha sido un placer recibir tanto talento en este pequeño blog.

En cuanto haya leido y valorado del todo los textos participantes, subiré la entrada anunciando los ganadores.
Recordad que entrevistaré al ganador y subiré una completa entrada a cerca de su blog (o en caso de que no tenga del autor del texto)

Espero que os haya gustado el concurso. Espero no tardar mucho en organizar otro, me ha encantado la experiencia.


miércoles, 5 de marzo de 2014

Del amor a la muerte


 

En su día te ame, no puedo negarlo.

Era un amor sin freno que me consumió por completo, un amor que usaste como bálsamo y aborreciste cuando viste lo que realmente significaba. Traté de convencerte para que no te alejaras de mí, que no me abandonaras pasado el amanecer. Recapacitaste al escuchar mis palabras y continuaste alimentándote de mis abrazos, pero ya no era lo mismo, para ninguno de los dos. Una mentira a medias que ambos compartíamos una vez más.

El dulce aroma que emanabas en las noches se había vuelto amargo y putrefacto. Era el olor de la mentira, del odio y la traición.

-No es cierto, no puede serlo. -Me repetía continuamente.

Los meses pasaban y aquel olor convertía la más hermosa de nuestras veladas en un tormento, ¿acaso engañabas a la mujer que dio todo por ti? ¿La que nunca te contradecía? ¿La que jamás dudó de tus palabras?

Mi mente estaba dividida, jugando una extraña partida de ajedrez, entablando un duelo entre el amor y la muerte...

Dejé que el tiempo borrara mis dudas y cicatrizase mis imaginarias heridas, tratando de disfrutar de tu compañía, de tu calor. Pero las dudas me carcomían en lo más hondo de mí ser, debía hacer la pregunta que resolvería aquel enigma que turbaba mi alma.

-¿Me quieres, amor? -Te pregunté mientras buscaba tus labios.

-¿Acaso lo dudas? Eres mi mundo. –Giraste el rostro y evitaste mis ojos. -Debo marcharme, no me esperes esta noche.

Tus palabras me herían como un cuchillo en las entrañas, como espinas de la más oscura rosa.

-Él todavía me ama, estoy segura.-Pensé, mientras observaba nuestro lecho vacio.

Caminé durante horas, tratando de disipar cualquier duda como si nunca hubiera existido. Las calles se alargaban más y más, la partida había vuelto a comenzar... 

Eros permanecía en un extremo, dispuesta a demostrarme que tu amor era real y que no debía dudar de tus palabras. Al otro lado del tablero Thanatos me incitaba a no confiar en el hombre que un día llenó toda mi existencia, a convertirme en juez, jurado y verdugo...

La tarde avanzaba y yo continuaba vagando por las infinitas calles de la ciudad. Alcé la vista y contemplé aliviada tu figura, pero al girarte sentí el corazón hecho pedazos. No estabas solo...

Ella te sonreía complacida mientras tú le regalabas un beso. 

Los ojos se inundaban, la sangre hervía. 

¿Cómo pudiste?

Embustes, mentiras, falacias, patrañas.

Todo era una enorme mentira y yo me la había creído.

La cordura y la razón habían quedado relegadas por los celos y la ira, la venganza consumía al amor como el fuego a un trozo de papel. Lentamente ardería hasta no quedar más que las cenizas.

De vuelta al hogar, esperé tu regreso, dispuesta a gritarte toda la verdad. Mentiroso y falso amante, tendrías tu merecido.

Entraste sin hacer ruido, pero yo permanecía frente a ti, encolerizada, lista para dejarte claras todas las razones de mi despedida. Me miraste extrañado, esperando encontrar a tu dama, sumisa y complaciente, hallando en su lugar a una bestia furiosa y sedienta de sangre.

-¡Mentiroso! ¿Cómo pudiste engañarme de esa manera?

Me ofreciste mil y una excusas, todas previsibles y sin argumento. Harta de tus engaños alcé la mano para destapar tu verdadera cara, pero no hizo falta. Ahora te veía como realmente eras, un perro callejero, lloroso y lamentable. Un buscador de placer a corto plazo. Una farsa.

-Márchate de aquí y jamás vuelvas para suplicar mi perdón, bellaco.

Te volviste de nuevo, tratando de infundirme algo de compasión, pero tus artimañas ya no me convencían. 

Nunca volverían a hacerlo.

-Si me entero de que ella sufre también, no tendrás lugar en la tierra donde esconderte.
Entonces marchaste hacia la puerta y cerraste tras de ti. Un inmenso silencio inundó la habitación. La partida había terminado, pero ni el amor ni la muerte habían vencido. Jaque maque.

domingo, 2 de marzo de 2014

Premiooo

   Hoola Compaseroos
 Aqui estoy de vuelta con un premio otorgado por la maravillosa Nedylene A'Daragon del blog Art2Key.
Es un blog por el que paso muy a menudo, es completo y variado, arte música, personajes... Hay de tooodo.

Aqui sus preguntas.

          1) Escena de un libro que nunca podrás olvidar.
 Creo que fue una de las escenas clave de mi saga favorita Ghotgirl de Tonya Hurley, cuando Charlotte, la protagonista, es enviada a una extraña sala a identificar su propio cadáver. Sin duda mi expresión fue bastante sorprendente.


2) El mejor beso que has leído (Si es posible, pon un fragmento)
Uno de mis besos favoritos es entre Gaia y León, en "Marca de Nacimiento" de Caragh M. O' Brien.
Es un fragmento muy largo (ocupa mas de hoja y media), asi que os dejaré con la curiosidad.


3) Final triste, emotivo de un libro (Si es posible, pon un fragmento).
Creo que uno de los finales mas tristes que he leído fue el de "El Principe de la Niebla" de Carlos Ruíz Zafón.

"Alicia aspiró el aire de sus labios y apretó con fuerza las manos de Roland, unida a él en aquél beso de salvación.
El muchacho le dirigió una mirada desesperada de adiós y la empujó contra su voluntad fuera del puente, donde, lentamente, Alicia inició su ascenso hacia la superficie. Aquella fue la última vez que vio a Roland. Segundos después, la muchacha emergió en el centro de la bahía y pudo ver que la tormenta se alejaba despacio mar adentro, llevándose consigo todas las esperanzas que había puesto en el futuro"

4) Final hermoso de un libro (Si es posible, pon un fragmento).
Uno de mis favoritos es el de "El Sustituto" de Brenna Yovanoff.
El final este libro es sencillo pero muy emotivo, de esos que te hacen suspirar.

"Me acerqué a Tate buscando la calidez de su mano y entrelacé mis dedos con los suyos. Lo único que importaba era el peso de su cabeza sobre mi hombro.
Nuestras vidas eran infinitas e ignota, no eran perfectas, pero eran nuestras. Así era la vida en Gentry.
Esto es lo que hacemos, no hay mas"


5) Personaje más pícaro con el que te hayas topado.
Este le tengo clarísimo, me quedo con Howell Jenkins de "El Castillo Ambulante" de , mujeriego, pícaro y y tierno, ha logrado sacarme mas de una sonrisa con su tono burlón y desenfadado.


6) Si pudieras elegir una profesión de algún libro, ¿cuál sería?
 Ahora mismo la que me viene a la mente es mecánica de Ciborgs, de "Cinder". Mi padre ha trabajado toda la vida con maquinaria y la verdad es que la siento cercana e interesante.

7) ¿Qué alineamiento elegirías: bueno, neutral o caótico?
 Caóticoooo

8) Si pudieses ser una criatura mágica, ¿qué serías?
 Pufff, eso es muy dificil de elegir. Pero creo que me enamoré de los dragones en cuanto los vi por primera vez. Poderosos y temidos.



9) Pareja mitológica favorita.
Sin duda Ulises y Penélope. Un amor alejado por la distancia y el tiempo, un hombre que lucha por volver a su hogar con los que quiere y una mujer fuerte que se mantiene fiel, sabiendo que su amado continua con vida. Y lo mejor de todo es que tiene final feliz.

10) Recomiéndame una canción que te recuerde a algún libro (no valen BSO de películas basadas en libros, como Harry Potter).
 Siempre que la escucho me recuerda al personaje de Scarlet de "Rojo Feroz" de Jackson Pearce.


 



          11) ¿Estás esperando al comienzo de alguna temporada de alguna serie?
La nueva temporada de Doctor Who (Como puede llorar con el último capítulo, pobre Matt....). No se como funcionará Peter Capaldi como Doctor, pero tengo altas espectativas con este actor.


En esta ocasión no nominaré a nadie.

Sed Feliceees