miércoles, 12 de marzo de 2014

Sherlock Fan Fiction Capítulo 6


Hoola Compaseros

Continúo con el 6º capítulo del Fan Fiction.

Después de su fallida visita para intentan descubrir algo mas sobre el pasado del ministro, Holmes vuelve a la carga para sonsacarle a This todo lo que sabe.

También os quería anunciar que la entrada de premios del concurso esta practicamente acabada y posiblemente mañana anuncie a los ganadores.

Sed feliceees

 -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Watson se despertó temprano a la mañana siguiente. Pese a que su cuerpo le pedía a gritos un par de horas más de sueño, su mente le exigía actividad.

Después de vestirse y arreglarse, bajó al salón, esperando encontrarse a Sherlock todavía dormido. Pero Holmes llevaba ya varias horas levantado. Permanecía frente al ventanal, con la mirada perdida y la bata puesta.

-¿Se te ha ocurrido algo durante la noche?

El detective negó lentamente con la cabeza. El caso continuaba parado.

-Deberíamos ir a ver a Thais, cuanto antes obtengamos la información, mejor.

-Muy bien.

Sherlock se encaminó hacia la puerta, aún con el batín puesto.

-No pretenderás ir de esa guisa, ¿verdad?

-¿Que tiene de malo mi...?-Holmes observó su vestimenta y asintió.-Por supuesto.

Con un rápido movimiento se deshizo de la bata, mostrando que bajo ella llevaba ya la ropa puesta, incluso la bufanda.

Watson trató de preguntarle a cerca de su extraña manía extravagante, pero a sabiendas de que Holmes le respondería con una deducción todavía más rara, se ahorró el esfuerzo.

Ya en la puerta del pub, ambos se detuvieron. En el interior sonaba una débil canción, un solo de guitarra sollozaba, acompañando a una bella melodía.

No te mereces mi perdón

Yo no me merezco tu atención

Error mutuo

Corazón roto

 Luces del alba

Extraño atardecer


Poco a poco el sonido de la guitarra se fue apagando, hasta morir. 

Sherlock abrió la puerta sin hacer ruido. Thais permanecía sentada en el escenario,  con una guitarra descolorida por el uso.

-¿Qué opina de mi música, Holmes?-Thais no había apartado la vista del instrumento, pero sabía que ambos la observaban.

-Nunca opino de lo que no me interesa, pero es hermoso no lo niego.

-Muy halagador. –La joven dejó la guitarra en su resorte y bajó de un salto del escenario.-Thais no vendrá hasta dentro de una hora, así que tenemos tiempo suficiente para discutir.

Los tres se dirigieron al despacho y se sentaron. Thais presentaba un aspecto más desenfadado que el de la noche anterior; se había recogido el pelo en dos coletas, que se mecían lentamente a cada movimiento que hacía. 

Vestía una camiseta color negro con una carita sonriente cubierta de manchas azules. Sus pantalones de cuero habían sido sustituidos por unos pantaloncitos que le llegaban a la mitad del muslo. Watson advirtió que ni siquiera llevaba zapatos.

-Me gustaría que nos contara la verdad señorita Murphy, la vida de Harold Bennett depende de ello.-Holmes alargó los brazos hacia la joven, que desvió la mirada al suelo.

-Harold Bennett no se merece vivir como lo hace, se lo aseguro.

-Cuénteme.

“Como ya le conté ayer, él llegó hace 17 años, de la mano de Melanie Wilmen, la madre de Leah. De ella no se mucho, mi madre nunca hablaba de ella. Después de una noche de pasión en el cuarto de contadores, Melanie quedó embarazada, pero como el buen ministro ya estaba casado, ignoró por completo todas las llamadas. Nueve meses más tarde nació Leah. Por esa época yo solo era una niña, pero recuerdo que él volvió, con una falsa sonrisa y miles de disculpas, pero Melanie se había ido, y no pensaba volver. Cuando cumplió los 12 años, se lo conté todo a Leah, pero ella nunca ha aceptado verle, así que le sirvo una cerveza todos los años y después se marcha.”

Thais cruzó las piernas y se dirigió al detective.

-Eso es todo lo que se, créame si quiere.

Sherlock asintió, la creía. Ella sonrió, complacida.

-Tengo un pequeño capricho antes de que se vaya Holmes.-Los ojos de Thais se agrandaron.-Su poder de deducción es más que conocido y acertó con Leah. ¿Cree que podría hacerlo conmigo?
Sherlock sonrió, la parte favorita de su actuación comenzaba. Se levantó de la silla y se colocó tras de ella.

-Mientes muy bien, pero puedo sobrepasar con facilidad esa piel.-Holmes agarró los hombros de Tahis. -Naciste y te criaste en los barrios bajos de Londres. Sin familia ni ingresos, decidiste meterte en agujeros oscuros en los que poder sobrevivir.

Watson apoyó la cabeza sobre las manos, ver a su compañero resultaba casi hipnótico.
-Desconozco que fue lo que hiciste en aquella época, pero debiste de dar un verdadero pelotazo. Cámaras de seguridad, altavoces de última generación...Todo es bastante caro y no es corriente ver este tipo de cosas en el bar de alguien como tú. ¿Drogas? ¿Contrabando, tal vez? La vida no es fácil para los que nacen en la miseria, supongo.

Terminada su pequeña explicación, el detective se volvió hacia la puerta, satisfecho.
Thais se mordió el labio inferior y frunció el ceño, algo ocurría.

-Esperaba mucho más del detective más famoso de Londres. Me decepciona con esa palabrería barata. No ha acertado, ni si quiera ha rozado la superficie. 

Sherlock no se movió, pero su malestar era más que palpable. John abrió los ojos de par en par, no se esperaba esa respuesta.

-¿Se ha equivocado?

Thais asintió. Holmes cerró los puños con fuerza, ¿acaso la joven volvía a mentir?

-Se mueve usted por estereotipos, no hace falta ser un catedrático para saber ciertas cosas, pero ocultar una identidad es bastante fácil si sabes cómo hacerlo.-Thais abrió el cajón de la mesa y sacó un carnet de identidad.-Murphy es el apellido de mi madre, este es el de verdad.

Watson lo sostuvo unos segundos, mientras sus ojos comenzaban a agrandarse.

-No me lo puedo creer...

Pero Sherlock no parecía sorprendido, al menos no tanto como Thais esperaba.

-Así que la hija menor del mafioso más buscado de Gran Bretaña ha montado un pub. -Sherlock regresó a su asiento y entrecruzó las piernas. -Acabas de llamar mi atención.

Thais sonrió, le divertía la expresión del doctor. 



-No tiene que extrañarse tanto, yo elegí vivir así. Tanto años rodeada de chanchullos y malas compañías corroen el corazón, no quería acabar convertida en mi padre.-Su rostro se ensombreció.-El dinero logra enloquecer a la gente. Siempre quieren mas, no les importa el precio...

-Ese era un buen móvil para cometer un asesinato. -Sugirió Holmes.-Pero mucho me temo que buscamos en el lugar equivocado.-Se levantó y recogió a su, todavía, consternado compañero. -No volveremos a molestarla, Srta. Murphy.

-¿Qué le ha hecho cambiar de opinión?

-Mis prejuicios, supongo.

Ambos abandonaron la pequeña salita y regresaron a la calle, donde la humedad volvió a calarles los huesos. Sherlock permanecía pensativo, con la mirada clavada al suelo y la bufanda bien ceñida al cuello.

Watson reconocía aquella postura; algo se cocía en el interior de la mente de Sherlock. Mas pistas, más sospechosos...

-Tenemos que encontrar a  Melanie Wilmen.-Susurró entre dientes. -Tal vez hayamos enfocado el caso en la dirección equivocada.

John pensó en la afirmación de su compañero. 

¿Acaso se trataría de un intento de crimen pasional?



5 comentarios:

  1. ¡Hola, Lena!
    Hacía mucho tiempo que no pasaba por aquí, y ya tenía ganas. Lo cierto es que he estado un poco liada con esta frenética rutina de vida, ¡pero bendito frenesí! He estado leyendo todos los comentarios que has ido dejando en mi blog, todas esas bellas palabras que tanto me motivan al leerlas, y he de decirte que adoro que me visites y me des tanta energía. Eres encantadora :)
    Por fin tengo tiempo para pasar por este increíble lugar, y como veo sigues siendo la misma escritora tan creativa e inspiradora de siempre. Me gustan mucho tus historias, espero que sigas así, siempre adelante regalando cosas nuevas a los que te leen.
    ¡Un placer, como siempre, pasar por aquí!

    Un abrazo,
    Windflower

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasar de nuevo Windflower, siempre eres bienvenida a este rinconcito.
      Como no iba a comentar el maravilloso trabajo que haces, tienes un don con las palabras, siempre lo digo ;D
      Un besooo
      Lena

      Eliminar
  2. No emecé a leerla, pero apenas tenga tiempo lo voy a hacerr!
    Saludos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquila Bru, que de aquí no se va a mover jeje
      Un beso
      Leba

      Eliminar
  3. ¿Qué? No hay más??? Joooh. Cof*escribe*cof*escribe*cof.

    No creo que sea un crimen pasional, mira que te digo xD

    Un beso*

    ResponderEliminar

Los comentarios dan vida a este blog. Anímate a contarme que te ha parecido la entrada.

No está permitido el Spam y los comentarios ofensivos. Serán borrados de inmediato.