martes, 21 de enero de 2014

Tormenta de Sangre, Capítulo 5

Hoola Compaseros

21 de Enero, eso significa...ZOMBIEES

Maika ha logrado convertirse en un enemigo temible para estos come-carne.

Con astucia y un poco de suerte puede que consiga luchar sin nadie a su lado, pero, ¿podra sobrevivir sin un refugio mucho mas tiempo?
Hoy os lo enseño con tooodo detalle.

Espero que os guste, no os olvidéis de comentar :D


Advertencia: Puede contener palabras malsonantes y escenas sangrientas.
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-



Cerré los ojos unos segundos, hasta que noté un gruñido a mi espalda. Me giré de golpe, esperando su ataque.

Ni siquiera me miró. Continuó con su lento caminar, adelantándome al cabo de unos minutos. Atónita le seguí con la mirada. Uno tras otro me ignoraba si más.
¿Acaso no les interesaba?

No. No les apetecía. Mi olor para ser más explícitos.

Olí mi camisa de cuadros. Apestaba de tal manera que las arcadas me inundaron, haciéndome vomitar. Al parecer el olor de las entrañas de sus semejantes no les provocaba reacción alguna, así que de momento me había convertido en un zombie más, una de los suyos.

Pero el olor me provocaba nauseas. No aguantaría mucho más con ella.

Aún no muy segura de si debía continuar, rodeé a los cadáveres y caminé calle adelante.
Era el comienzo de una calle comercial, con los escaparates llenos de ropa, comida y manchas de sangre.

Reconocí la calle por un pequeño comercio. Cuanto me gustaba aquel local, apartado del mundo exterior, en el que me pasaba horas revisando comics con los cascos a todo volumen. 

Me compadecí de la dependienta, que marchaba lentamente cojeando de una pierna alrededor del comercio con el rostro contraído y la mirada perdida.

Los zombies estaban calmados, sin notar presencia humana parecían caminar relajados, con los brazos caídos y las piernas torcidas. Resultaba...hipnótico.

Intenté imitar sus movimientos, pero al hacerlo la risa floja me invadía, y lo último que quería era ser descubierta por partirme de risa, con lo cual me limité a andar lentamente. 

Noté que una gran cantidad salían de la bocacalle, más agitados que el resto. La sangre todavía les corría por la comisura de la boca.

Me aparté y sin darme cuenta me golpeé contra la pared, fue entonces cuando noté que algo se me clavaba en el brazo.

Una sola magulladura puede costarte la vida en aquel lugar. Pese a su aspecto los zombies no son tontos.

Sus cabezas deformes comenzaron a girarse en mi dirección. 

-Corre.-Pensé.


Apaleé al más cercano y recorrí frenéticamente los cincuenta metros siguientes, rezando a todo lo que se me ocurrió: Dios, Ala, Buda, el diablo...Me daba lo mismo con tal que me sacara de aquel lugar sin convertirme en un caníbal descerebrado.

La calle me parecía cada vez más estrecha. 
                              
Agarré la farola de mi izquierda, me volteé sobre mi misma y logré girar a la esquina siguiente, algo más despejada. Sus gruñidos me llegaban distorsionados, la sangre que recorría a toda velocidad mi cerebro me impedía pensar, tan solo correr lograría salvarme.

Entonces lo vi.

Una salida, mi salida.

Una puerta abierta.

No me lo pensé dos veces, aceleré todo lo que pude, sobrepasé a los más adelantados de un salto y cerré la puerta tras de mí.

Estaba oscuro.

Tan solo el débil rugido de aquellos monstruos tras mi espalda lograba romper aquel silencio que lo envolvía todo. Calmé pausadamente mi respiración. 

El sabor a sangre en la boca me desagradaba, tendría que dejarme de carreras durante un rato.
La tenue luz del cristal tintado de la puerta reflejaba sombras de manos en el suelo de madera. Aquellos bichos no me iban a dejar tranquila, eso seguro.

Me deslicé lentamente, hasta quedarme sentada en el suelo. Estaba segura, pero, ¿por cuánto tiempo?

De pronto el hediondo olor de la camisa me volvió a inundar las fosas nasales, repitiéndose las arcadas a causa de la peste. Ahora no importaba lo mucho que apestase a zombie, el olor de mi sangre los había vuelto completamente locos.

Me incorporé de golpe y me arranqué la camisa, destrozando una de las mangas, la rebujé y la lancé lo más lejos que pude de mi nariz.

Apreté los dientes, la ira me recorría las venas a toda velocidad, miles de planes de fuga se pasaban por mi mente, en ninguno lograba sobrevivir apenas unas horas.

Un crujido me devolvió a la realidad. Dirigí la mirada a un bulto al fondo de la tienda, algo se movía.
Se levantó despacio, tambaleándose, elevó la mirada y abrió las fauces. El dueño quería comerme y no precisamente a besos.

Se abalanzó contra mí, llevándose todos los muebles y antigüedades que tenía delante, sin importarle lo más mínimo los trozos de jarrón roto o los cristales esparcidos por el suelo. Ellos no sienten dolor.

Yo estaba en la posición la posición perfecta, tan solo tenía que acercarse un poco más.

Finalmente llegó a mi altura, cogió impulso y se lanzó contra mí. Por mi parte, sujeté el bate, apunté y convertí su cráneo en un enorme proyectil que atravesó la tienda, aterrizando en el suelo.

El cuerpo se zarandeó bruscamente y cayó a mis pies.

-Home run...-Susurré.


6 comentarios:

  1. Una vez más Maika demuestra sus habilidades para sobrevivir y me dejas con ganas de más.
    Estoy deseosa de saber por qué los zombis vagan por el mundo. Quiero saber más acerca de Maika, su vida, su historia.
    Me tienes enganchada Maika.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda eres la seguidora mas fiel de Tormenta de Sangre, es un placer escribirla y que gente como tú se pase todos los meses a echar un vistazo, muchisimas gracias ;D
      De momento tendras que esperar un poco para saber como comenzó todo, la historia va poco a poco jeje
      Un besazo enorme
      Lena

      Eliminar
  2. Zombis zombis zombis me encanta!! Que le pasara a Maika próximamente? O_o
    Lo espero con impaciencia. Me ha encantado, como todo lo que escribes Lena!

    Un besito ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado, la trama cada vez es mas compleja y Maika tendra que ingeniarselas para poder sobrevivir y llegar viva a algún sitio seguro.
      Un besazo Ichirin
      Lena

      Eliminar
  3. Hola!! Tengo que empezar ya a leerme esta historia, tiene pinta de ser buenísima, pero no he tenido tiempo (ni ganas he de confesar, he estado bastante vago últimamente)
    Tienes un premio en mi blog http://rinconenajenado.blogspot.com.es/2014/01/nuevo-premio-liebster-award.html

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje No hay problema, los capítulo son cortitos y no llevo mucho con ella, asi que es facil de seguir.
      Muchas gracias por la nominación, en cuanto puedo me pongo con ella.
      Lena

      Eliminar

Los comentarios dan vida a este blog. Anímate a contarme que te ha parecido la entrada.

No está permitido el Spam y los comentarios ofensivos. Serán borrados de inmediato.