jueves, 9 de enero de 2014

Colinas de Escarcha



           La carretera avanzaba a toda velocidad tras la ventanilla mientras en el coche resonaba aquella vieja cinta de villancicos. De nuevo era navidad, de nuevo Bakewell nos daba la bienvenida. Todas las casas habían teñido de blanco sus tejados, rindiéndose ante el invierno.

Las calles que vieron a mi madre crecer eran estrechas y empedradas, mas difíciles todavía de transitar a causa de la nieve caída la noche anterior. Poco a poco recorrimos el pintoresco municipio, hasta llegar a la casa de mi tío Benjamin.

-¡Anna! –Exclamó al verme.- ¿Has crecido? Ya pareces una mujercita.

-Un año más vieja que el año pasado, tío Benny.

Miré con inquietud hacia el final de la calle. Estaría esperándome, no debía entretenerme.
Mi padre sonrió y me susurró.

-Puedes ir, pero no tardes mucho.

Sonreí, de nuevo volvería a verla, como todas las navidades.
 La nieve volvía a caer. Me até bien fuerte las botas, abrí mi paraguas de cuadros y comencé a andar.
Al final de la carretera había un camino que se perdía en la lejanía. 

Nada se oía. Tan solo los arboles se atrevían a cantar con la suave brisa invernal. Una valla cercaba el bosque de pinos. Altos, solemnes y blancos.

 
La nieve caía cada vez con más intensidad frente a mí, pero mi valiente paraguas me protegía de aquellos cristalitos blancos. El suave roce de mis botas me indicó que el sendero había desaparecido bajo aquel manto blanquecino. Ya estaba cerca.

Las ondulantes colinas se alzaban perezosas, vistiendo de nuevo su traje de invierno. El bosque de pinos se había quedado tras de mí, mostrando un nuevo paisaje, suave y apacible, como si fuera de algodón.
Al fin, allí estaba, a lo lejos.

Continuaba igual, con sus enormes paredes de piedra gris y ventanales de colores. La antigua casa de los Woodgate me saludaba de nuevo con su enorme torreón. Aquella no era una casa cualquiera, sus duras paredes llevaba cien inviernos resistiendo el frio, cada año más vieja que el anterior, más hermosa.

Mi padre me la enseñó cuando era niña. Me contaba historias sobre fantasmas y brujas, pero yo siempre le ignoraba y disfrutaba admirando su fachada empedrada y su torreón de ladrillo negruzco. Siempre la visitaba un día antes de navidad. Era mi extraña tradición, mi última cosa que hacer antes del finalizar el año.

La imagen era única. Tras la valla de madera que me separaba de ella, un enorme campo blanco se alzaba poco a poco hasta lo más alto de la colina, donde pinos y abetos convivían frente a la casa. La colina continuaba ascendiendo hasta llegar a lo más alto, allí estaba ella, tan majestuosa como siempre.

-Me alegro mucho de volver a verte. Hasta el próximo año, vieja amiga...-Me despedí mientras agitaba mi paraguas.


Hoola Compaseros
Hoy os dejo por aquí el relato que presenté en su día al concurso de P. F. Roche de Erase una vez... (No hubo suerte, buaaa). Pero no me he desanimado (solo un poquito jeje)  y he decidido subirlo al blog a ver que os parece.
Espero que os haya gustado

12 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Me alegro de que te guste, no hubo suerte en el concurso, pero fue muy divertido escribirlo.
      Un beso
      Lena

      Eliminar
  2. Genial Lena, asombrada por tu inspiración :)
    Como siempre... Escribes genial, y los paisajes de invierno se te dan de miedo.
    Te mando muchos besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Princesita =D
      Mi inspiración ultimamente flojea, pero espero que se ponga a tono pronto.
      Un beso enorme
      Lena

      Eliminar
  3. Es un texto precioso, tienes que estar muy orgullosa y sobre todo no desanimarte. Seguro que tienes más suerte la próxima vez ;)
    Es difícil elegir entre tantos relatos buenos... no poder premiar a todos es la parte mala de organizar concursos :((
    Muchos besos >o<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantó participar en el concurso, ya lo sabes, me daba lo mismo perder o ganar, lo importante era escribir ;D
      Me alegro de que te gustara, un besote guapa
      Lena

      Eliminar
  4. Se trata de un relato bastante nostálgico, según mi punto de vista. La protagonista año tras año visita la gran casa y, después, se marcha tal y como había venido. Le trae muchos recuerdos, por lo que la guarda en la memoria como un preciado tesoro...
    Muy bonito, sin duda.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la idea, su tradición particular la ayuda a recordar hechos hermosos del pasado y eso la hace inmensamente feliz.
      Bienvenida a Compases Rotos Red, un placer tenerte por aqui.
      Lena

      Eliminar
  5. Me ha encantado! La historia es, como dice, Red arriba, nostálgica. Como siempre, nada que decir sobre como escribes, se te da de miedo, sencillo, pero te lleva a través de las palabras, allí ^^

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Airi.
      La nostalgia es algo que siempre se me ha dado bien plasmar en los textos, nunca he sabido porque, pero lo importante es que haya gustado a todo el mundo jejeje ;D
      Un beso
      Lena

      Eliminar
  6. Precioso y emotivo relato. Por cierto, adoro los paisajes invernales.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ovejita, un placer tenerte de nuevo por aqui ;D
      Nunca había descrito tan a fondo un paisaje y la verdad es que quedé muy contenta con el resultado, un beso
      Lena

      Eliminar

Los comentarios dan vida a este blog. Anímate a contarme que te ha parecido la entrada.

No está permitido el Spam y los comentarios ofensivos. Serán borrados de inmediato.