jueves, 28 de noviembre de 2013

Lágrimas de Lava



En el fondo siempre lo supe.

Una sensación extraña me invadió y arrasé todo a mi paso. No estoy preparada para volver, no después de lo ocurrido.

He permanecido oculta al mundo desde el accidente. Es curioso como me convencí a mi misma de que fue eso, un accidente, cuando en realidad era lo que siempre había deseado hacer, en lo mas profundo de mi ser.

Yo solo era una joven con problemas cuando ocurrió. Abusos constantes, insultos, golpes...No era mas que una de esas niñas a las que a todos les gusta maltratar, porque se sientes mejores, mas fuertes.

Aquella mañana no era diferente a las demás, el frío había congelado los bordes de la ventana y yo jugaba a imaginar una vida mejor mientras dibujaba formas al azar. Podía oír como el profesor de química explicaba como ciertos compuestos pueden llegar a arder si se concentrar o se mezclan. 

Nadie le atendía, ni si quiera yo. 

Un débil golpe me advirtió; un par de bolitas mojadas habían impactado contra mi pelo mientras dos de mis compañeros se mofaban haciéndome burla desde el fondo del aula.

Suspiré, la paciencia debía permanecer en mi mente.

40 minutos mas tarde la campana resonó por todo el centro. El maestro abandonó el aula y el director entró tras él.

-La señorita Connor estará de baja hasta la semana que viene, asi que tendréis que esperar a mañana hasta que venga el sustituto. No arméis jaleo, el profesor de guardia no tardara en venir.

Entorné los ojos, conocía las intenciones de aquellos brutos mientras la clase permanecía desatendida.

-¡Eh cuatro ojos! -Dos de ellos se acercaron a mi, juntando las sillas a mi pupitre. –Me han dicho que pretendías chibarte al director.

Le ignoré recostándome contra la ventana, pero él insistió.

-Mírame cuanto te hablo, adefesio. –Me agarró del brazo, haciéndome levantar de la silla.- ¿Es cierto que tu padre te abandonó? Seguro que fue porque no soportaba mirarte.

Ira, furia, odio. Todos esos sentimientos retenidos recorrían ahora mis venas, queriendo salir, queriendo manifestarse. Me ardía la cabeza.

Me lanzó de golpe contra el suelo, al centro del aula. Vi como el resto de compañeros se giraba, ignorándome por completo, haciendo caso omiso a aquel acto de crueldad.

-Dejame en paz, por favor. – Le susurré.

Él sonrió, no iba a parar por mucho que llorase o suplicase. Sentí una patada en la espalda; alguien se había unido a mi agresor, queriendo dañarme aún mas.

Entonces algo cambió, algo en el centro de mi cerebro se iluminó.

-¡¡YA BASTA!!

Retrocedieron unos centímetros ante mi cambio de actitud, pero volvieron en seguida a por mí.

Pero ya era tarde...

Se alejaron aún mas, con sus rostros contraídos de terror, pero no había sido mi grito lo que les había asustado, si no mis manos.

Ardían.

Un intenso fuego había transformado mis manos en un par de antorchas, que lanzaban fuertes latigazos contra el suelo. Comenzó a expandirse, por mis brazos y mi pecho, convirtiéndome en una tea humana.

Pero no sentía dolor, tan solo una extraña sensación de libertad, como si hubiera estado retenida durante mucho tiempo y ahora fuera una fiera dispuesta a matar.

Traté de apagarme las llamas, pero tan solo las extendía mas y mas, hasta que me cubrieron por completo.

-¡¡Monstruo!!

Ya era suficiente, todo acabaría...
 

Los cristales cedieron, la carne se calcinó, todo ardía. Podía oír como gritaban, como sufrían la ira del tantos años de abusos, como uno a uno caían al suelo.

Traté de pararlo , pero ya era imposible, nada era capaz de detenerme. Una enorme ola de fuego destruyó todo lo que encontró a su paso. Nadie era capaz de huir del dolor que provocaban las llamas.

Poco a poco el fuego se extinguió por si solo, mostrándome lo que era capaz de hacer, lo que podía llegar a desatar. Ellos tenían razón, no era mas que un monstruo...

Cuando la última tea se apagó, traté de distinguir algo tras el humo. Tan solo quedaban cenizas, cuerpos carbonizados que se desmoronaban poco a poco, perdiéndose para siempre.
Entonces caí de rodillas y sostuve en mis manos los restos de mi agresor, que se elevaron poco a poco hasta desaparecer en el aire. 

Grité  y  voceé todo lo que la garganta me permitió, pero ya nadie me oía. Los cadáveres no escuchan los lamentos de los vivos...

Traté de frenar mis lágrimas, pero comenzaron a deslizarse por las mejillas.

Lágrimas ardientes, lágrimas de lava.





12 comentarios:

  1. Increíble...me ha encantado! En serio, escribes muy bien :)

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste, llevaba tiempo queriendo subirlo, y hoy me he animado a hacerlo. Un besote Airi :3
      Lena

      Eliminar
  2. Wow que buena!! Me ha encantado cuando empieza a arder!!! Esta genial ;)

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Cristian :D
      Lo escribí hace bastante, pero hasta hoy no había recordado donde lo tenia y he decidido subir a ver que tal, un besote.
      Lena

      Eliminar
  3. Me ha recordado un poco a Carrie. Leches, es emocionante y pone los pelos de punta a la vez.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira por donde no lo había pensado, si que se parece bastante.
      Me alegro de que te haya gustado Ovejita, es un relato que se me ocurrió de la nada y le puse mucho empeño en sacarlo a delante.
      Besos
      Lena

      Eliminar
  4. Que chulo me encanta! A mi me a recordado esta chica a Wisty, de Witch and Wizard!!
    Me encanta tu manera de escribir!!!
    Ahhhh me encanta Flyleaf!! Siempre me a gustado este grupo ^^

    Un besito guapi PP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta cancion fue la inspiracion que necesite para que naciera el relato, me encanto en cuanto la escuche.
      Gracia por pasarte Ichirin, un beso
      Lena

      Eliminar
  5. Un relato fantástico, que bueno que compartes tus escritos con nosotros. Me ha encantado :)

    Un fuerte beso, bonita!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ivel, me alegro mucho de que te guste.
      Sabes que siempre me encanta recibir un comentario tuyo, un besazo
      Lena

      Eliminar
  6. Guapísimo, un relato extraordinario sobre esta chica tan especial, me gustaría leer una historia, no te animas y la escribes?.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no lo había pensando, estaba creado para ser un simple relato, no me habia planteado hacer una historia completa.
      Ya se vera, muchas gracias por pasarte Candy, un beso
      Lena

      Eliminar

Los comentarios dan vida a este blog. Anímate a contarme que te ha parecido la entrada.

No está permitido el Spam y los comentarios ofensivos. Serán borrados de inmediato.