lunes, 26 de agosto de 2013

Me gusta aburrirme los domingos

Domingo

Si, ese día en que me levanto de la cama y me pregunto mientras bostezo. ¿Qué hago hoy?


El día avanza despacito, como si el tiempo se derritiera. Desayuno, comida. La tarde llega sin demasiada prisa.

Esas películas domigueras tan raras no me dejan pensar. Películas televisivas, ¿todas iguales? No lo se, me he quedado sopa antes de ver el final.

La familia llama al cabo de un rato. Me gustan las visitas, pero ellos parecen más interesados en la partida de cartas. Me ofrecen jugar, pero yo niego con la cabeza amablemente.

Me siento de nuevo en el sofá y observo como anuncian una nueva crema anti-edad. Anuncios pesados, dejadme en paz.

Mi familia desfila hacia la puerta. Ronda de besos y despedidas.

-Hasta el próximo domingo.-Susurro mientras empujo la puerta.

Entonces llega mi momento.

Subo hasta mi cuarto, cierro la puerta, me acomodo en la cama y agarro ese libro del segundo estante. Relax asegurado, mente abierta a las aventuras de algún extraño personajillo.


Definitivamente, me encantan los domingos.

1 comentario:

  1. Adelante!! Seguid así que vosotras podéis :))
    Vamos!! :)

    PD: Yo me aburro mucho los domingos jejeje :)
    No paréis de hacer esto que lo hacéis muy bien

    ResponderEliminar

Los comentarios dan vida a este blog. Anímate a contarme que te ha parecido la entrada.

No está permitido el Spam y los comentarios ofensivos. Serán borrados de inmediato.