martes, 25 de junio de 2013

El amor es cosa de perros






15 de febrero de 2013

Querido diario:



Definitivamente estoy predestinada a fracasar en el amor ¿Que porque digo esto?


Tengo mis razones. Como es posible que me hayan dejado tantos hombres en tan poco tiempo, no es que lleve la cuenta pero, llevare algo más de media docena en menos de un año.


La otra razón por la que he decidido rendirme en todo lo referido al romanticismo, es haya sacado a mí, ahora ex-novio, a patadas de casa, literalmente. El muy desgraciado eligió la época más indicada para ponerme los cuernos con la primera pelambrusca que vio, o si, San Valentín.


Hubiera deseado coger su corazón, lanzarlo lejos y disfrutar viendo como se rompía en mil pedazos, pero en el fondo lo hecho de menos, de ahí mi resignación.


Dijo Neruda en su día: “Es tan corto el amor y tan largo el olvido”.


¿Acaso tendré que viajar a los confines del mundo para encontrar a un solo hombre bueno?


No quiero a un modelo de ropa interior (Bueno si quiero, pero eso es otra cuestión), tan solo busco a un hombre sincero que me comprenda, tan poco es tanto pedir ¿No?


En el fondo se que lo que busco es a un alma gemela, y todos sabemos que eso es tan solo una utopía, así que he decidido buscar una compañía diferente, alguien que se alegre de verme cada día, que me comprenda y que me acompañe a todos lados: Un perro.


He contactado con una compañera de trabajo y me ha propuesto quedarme con uno de los cachorros de su perra.


Definitivamente fue amor a primera vista.



21 de febrero de 2013

Queridísimo diario



Que le den a mi antigua y pesimista yo, los milagros existen y están de toma pan y moja.


Llevé Luca (Que es así como he llamado a mi pequeño Cairn Terrier) al veterinario hace un par de días y allí estaba.


Luca comenzó a olisquear a su Cocker y él me reconoció, ni más ni menos que mi antiguo compañero de pupitre en el instituto. Siempre había estado secretamente colada por sus huesos y ahora más que nunca, porque los años le han sentado la mar de bien. Después de hablar de los viejos tiempos, me ha invitado a un café y me ha propuesto quedar con él en alguna ocasión, pero como soy una impaciente le he propuesto quedar esta misma tarde.


Cruzando los dedos y rezando a todos los dioses que se me ocurran, así tal vez logre tener algo más que una cena...Tú ya me entiendes.


De nuevo creyendo en el amor, así me gusta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios dan vida a este blog. Anímate a contarme que te ha parecido la entrada.

No está permitido el Spam y los comentarios ofensivos. Serán borrados de inmediato.